EUROLIGA

El Perfumerías Avenida, en Ekaterimburgo con temperaturas de frío extremo (-25ºC)

El equipo apenas pasó segundos al aire libre, pero fueron suficientes para alucinar con un ambiente del que les advirtió Silvia Domínguez, que jugó dos años en el ´Eka´

11.01.2017 | 10:45
Marginean, Silvia Domínguez y Givens ´heladas´ mientras suben al vuelo desde Moscú a Ekaterimburgo.

"Bienvenidas a Rusia", les dijo con ironía un azafato de vuelo a las jugadoras del Avenida que tiritaban mientras hacían cola en la escalerilla del avión. Estaban advertidas. Silvia Domínguez, que jugó en el Ekaterimburgo y conoce el dolor que produce el frío extremo, les pidió que sacaran la ropa de abrigo de sus maletas incluso para el trámite de hacer escala en Moscú. No le hicieron caso y se arrepintieron. "Y eso que sólo estamos a -8ºC. Cuando lleguemos a Ekaterimburgo habrá unos -20ºC", afirmaba la capitana.

Rusia recibió al Perfumerías Avenida con toda su crudeza. Para la expedición se trata sólo de segundos: los que transcurren desde el autobús a la puerta del hotel, o desde el bus al pabellón. "Dentro de los recintos no hace frío. Al revés, hace mucho calor", relativizaba Miguel Ángel Ortega el pasado lunes. Y es cierto, la calefacción hace olvidar el infierno blanco que ahí fuera y que ninguna jugadora quiso probar. En otros viajes a Rusia son frecuentes las visitas a la Plaza Roja de Moscú o algunos paseos turísticos. Ayer era impensable.

Silvia Domínguez jugó dos temporadas en el Ekaterimburgo. La capitana recuerda que su vida en Rusia transcurría casi íntegramente entre su casa y el pabellón. "Todos los trayectos los hacíamos en coche y con chófer, porque el club no quería que condujeran las jugadoras". Las carreteras están congeladas y hay que tener mucha destreza para no perder el control de los coches.

"Creo que la temperatura más baja que vivimos fue de -35ºC y la mejor temperatura que he llegado a ver ha sido de -20ºC", recuerda. Precisamente uno de esos días, animada por ver -20ºC en el termómetro, la base catalana se atrevió a salir a dar un paseo y no fue capaz de volver a casa. "Tuve que meterme en una cafetería porque sentía que me quedaba congelada".

Silvia era la voz de la experiencia. En la escala de Moscú les dijo que se pusieran ropa de abrigo por si acaso no había ´finger´ desde la puerta de embarque al avión. La calefacción en la terminal está tan alta que hasta se pueden quedar en manga corta. No apetece cargar con ropa de abrigo solo por el riesgo de que no haya finger para subir al avión, pero así fue. Hubo que bajar a la pista, lo hicieron en chándal y alucinaron con el frío. A la llegada a Ekaterimburgo tampoco había finger hasta la terminal, así que tocó volver a respirar al aire libre y fue mucho más intenso.

Alguna jugadora se empieza a tirar de los pelos porque hay otra advertencia de Silvia Domínguez que han desoído a lo largo de la semana. "Llevaos mallas que ahora se entrena en un pabellón pequeño en el que hace más frío y las vais a necesitar". Parece ser que sólo Erika de Souza ha sido previsora con las prendas de abrigo. El resto han ido a la aventura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies