LIGA FEMENINA

Avenida, campeón de Liga

El conjunto salmantino vuelve a conquistar el título nacional -el cuarto en sus vitrinas- tras una apasionante final ante Girona con un Würzburg espectacular (60-57)

23.04.2016 | 20:51
Avenida, campeón de Liga

El Perfumerías Avenida ha conquistado este sábado la cuarta Liga Femenina de su historia, un título que, como no podía ser menos, ha llegado con mucho sufrimiento y tras tener que pelearlo hasta el último suspiro. El equipo salmantino fue mucho mejor en la primera mitad (llegó a mandar por 21 puntos) y se fue con una renta de 14 al descanso, pero en la segunda parte ser acordó de las finales perdidas y el miedo hizo su aparición. Girona, que no cambió el guión en ningún momento, fue poco a poco reduciendo su desventaja y llegó a empatar el choque en varias ocasiones en los últimos minutos. Sin embargo, a Beard y Marginean no les tembló la mano desde la línea de personal, lo que sí le sucedió a Gidden, y el título de Liga se quedó en un Würzburg que volvió a ser decisivo.

Avenida saltaba a la cancha a tope de motivación, demostrando que quería ganar desde el primer segundo. La defensa era asfixiante, no dejando pensar a las jugadoras catalanas, y en ataque se movía el balón con mucha fluidez, lo que provocaba que mediado el primer cuarto las locales ya dominaran por 10 puntos: 12-2.

Knezevic ponía fin a cuatro minutos de Girona sin anotar, pero tras una canasta posterior de Coulibaly las de Miguel Ángel Ortega se despegaban en el marcador. Marginean y Kobryn no fallaban en las inmediaciones del aro y Leo Rodríguez ponía fin el primer acto con 5 puntos consecutivos, que servían para poner un espectacular 24-8.

La diferencia continuaría aumentando gracias a la extraordinaria defensa, liderada por una Alana Beard que robaba la bola en varias ocasiones. Un parcial de 0-5 era contestado, tras un tiempo muerto de Ortega para evitar problemas, por sendos triples de la norteamericana y Jacki Gemelos, y la propia Beard daba poco después a Avenida su mayor ventaja en la primera mitad, 21 puntos (34-13).

El panorama cambió después cuando aparecía Givens, inutilizada hasta entonces, y el equipo salmantino ya estaba en bonus. Girona lo aprovechó para establecer un parcial de 0-9 que le ponía a 12 puntos (36-24). Los tiros exteriores no entraban y Avenida llevaba casi cinco minutos sin anotar, hasta que Silvia Domínguez acertaba en la última acción del segundo periodo y la final llegaba al descanso con una cómoda renta de 14 puntos para las charras, 38-24, aunque habían llegado a dominar por 21.

La primera mitad finalizó con el rebote muy igualado, y ambos equipos eran castigados en los porcentajes de tiro: Avenida, que había logrado mover el balón para encontrar lanzamientos exteriores cómodos, estaba muy fallón y solo llevaba 3 de 17 triples, mientras que las catalanas no sabían superar la intensa defensa y solo acumulaban un 38% en los tiros de dos. En cuanto a las pérdidas, las locales las habían reducido al mínimo, solo 2, y en cambio provocaban 10 de Girona, en una de las grandes claves para explicar el marcador hasta ese momento.

Girona había empezado a creer en que no lo tenía imposible y aumentó notablemente su intensidad atrás. Eso unido, a que Avenida había dejado de poder correr, igualaba enormemente las fuerzas. Mediado el tercer cuarto Silvia Domínguez cometía su tercera falta y Coulibaly la cuarta, pero los dos entrenadores las dejaban en pista porque eran imprescindibles.

Las locales no estaban nada cómodas en ataque y no encontraban huecos, llegando hasta el límite de la posesión sin ver el aro. Dos canastas seguidas de Kobryn y Beard evitaban mayores problemas y en el último minuto del tercer periodo Jordana, con un triple, anotaba sus primeros y últimos triples en el partido, pero a Marginean no le temblaba la mano para contestar con otro y poner el 49-40 en el marcador.

La tónica continuó siendo la misma a continuación: Girona iba poco a poco disminuyendo su desventaja y se aprovechaba de un miedo ya nada disimulado en las filas locales. Por si fuera poco, aparecían los errores atrás y se convertían en un triple de Spanou y una canasta muy fácil bajo el aro de Coulibaly.

Ahora era Gemelos la que tenía que aparecer para desatascar el ataque y mantener a su equipo con 7 puntos de ventaja (55-58). El ambiente se había caldeado de lo lindo porque se había llegado al minuto 35 y el Avenida había sido castigado con 20 faltas, por solo 8 de las catalanas, y los aficionados no lo entendían. Esta vez no fue el de casi siempre, Uruñuela, pero su compañero Muñoz se había empeñado hace tiempo en hacer que la final estuviera igualada.

Ortega tenía que pedir un tiempo muerto para calmar los corazones de sus jugadoras, pero las de Girona olían la sangre y con un parcial de 0-6 empataron el choque a 55, algo que no sucedía desde el 2-2. Quedaban solo dos minutos y todo el año de Avenida estaba más en la cuerda floja que nunca y mucha gente se temía lo peor.

Cada ataque era un sufrimiento enorme para las salmantinas, que encontraron en Kobryn una vía de escape, pero Spanou rápidamente volvía a igualar el resultado.

El último minuto y medio fue una auténtica locura. Alaba Beard solo anotaba uno de los dos tiros libres de los que disponía (58-57), pero poco después lo arreglaba robando una bola más un triple no acertado de Jordana. Leo Rodríguez pudo dejar el partido visto para sentencia a falta de 34 segundos, pero se le volvió a salir el balón de dentro y ya solo quedaba arreglarlo desde la defensa. A ello se puso Gidden para taponar a Givens, pero después era castigada con una falta que solo vio uno de los dos árbitros en todo el pabellón y a falta de 15 segundos la estrella del Spar Girona tenía el título en sus manos. Ahí fue cuando apareció, una vez más, la marea azul. 3.500 gargantas se pusieron a gritar hasta batir los límites de los decibelios y Givens no pudo con la presión y falló los dos tiros libres.

A Girona ahora le penalizó no haber sido castigado con faltas y tuvo que hacer varias para obligar a Avenida a tener que ir hasta la línea de personal. Marginean asumió la responsabilidad, fue objeto de falta, y ella no falló desde la línea de tiros libres. Quedaban solo diez segundos y las jugadoras y el entrenador del Avenida decidieron no hacer falta para tener la última posesión y jugársela defendiendo. Y dio resultado, Lucas se jugó un triple muy forzada para intentar alcanzar la prórroga y las locales murieron para hacerse con el rebote y conseguir el título que tanto había costado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies