Una semana rara

04.04.2018 | 04:45
Una semana rara

Pasó la Semana Santa, sin embargo en Salamanca seguimos con nuestra cuaresma particular, porque aquí, al contrario que en el resto de la cristiandad, continuamos con ella una semana más. ¿Qué se celebra el Lunes de Aguas más que el punto final de los rigores cuaresmales? De los ayunos y abstinencias que antaño desde el Miércoles de Ceniza se guardaban con cristiana obediencia y resignación.
Pues en esta semana añadida, nuestra y solo nuestra (semana se la mire por donde se la mire, rara), nos encontramos de tránsito muy reposado hacia la normalidad que parece no llegar nunca; de vacaciones escolares y no escolares, con parón universitario, vacío administrativo y temporada baja, que cayó de golpe, de un día para otro, y todo esto junto, concentrado por el escaso tiempo transcurrido, se nota. Salamanca se mueve durante esta semana como un zombi, sin saber en qué tiempo vive, ni qué hacer ni hacia dónde tirar.
Sin embargo, más allá de nuestro entorno han recuperado la normalidad, también de un día para otro, al menos eso parece, y andan metidos en ella como si nada hubiera ocurrido que no fuera normal porque si observamos bien y analizamos lo acontecido nada anormal ha ocurrido digno de destacarse, ni aquí ni allí, donde la normalidad lo abarca todo, hasta lo más anormal que pueda nadie imaginarse, donde todo vale y nunca es tarde para nada porque el fin (bueno o malo) justifica cualquier estrategia que sirva para alcanzarlo.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies