Ferrari top manta

25.03.2018 | 04:45
Román Álvarez

La muerte en plena calle de un mantero ha dado lugar a un sinfín de incidentes, bulos, insidias y difamaciones, de las que ha sido víctima la policía, además de ser apedreada y perseguida por calles del Madrid castizo. Los inductores, esos político-niñatos de siempre, a los que tenemos que aguantar en parlamentos y municipalidades; y ahora también en algaradas callejeras. Los actores, esos mismos, pero disfrazados de antisistema y apoyados por una turba incontrolada de mangantes, tirapiedras y ladronzuelos urbanos.
El desatino se colma con la pretensión de despenalizar a los manteros (¡que también tienen su sindicato!), con lo cual se daría vía libre –ya bastante libre está— a la venta incontrolada de todo tipo de productos fabricados y distribuidos por las mafias internacionales que comercian con la carne humana que busca una vida digna, cobijo y trabajo en los países occidentales.
China es la gran factoría del universo de las falsificaciones. Nada se escapa a la copia que, multiplicada por miles de toneladas, se distribuye por todo el mundo sin pagar impuestos, aduanas o aranceles. Pura ganancia mafiosa que deja unas migajas a quienes se aposentan con su manta a las mismísimas puertas del establecimiento que vende prácticamente los mismos productos, pero en original y a precio de mercado.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies