Desfiles

25.03.2018 | 04:45
Santiago Juanes

Ayer entró en Salamanca el frente de crucificados que vertebran nuestra Semana Santa. Diez salen en procesión. El Cristo de los Doctrinos, además, hace doblete en el paso de El Calvario, y la imagen articulada del Descendimiento, que se descuelga de la cruz e introduce en el sepulcro, que también forma parte de los crucificados. Abre el frente el Cristo de la Humildad y lo cierra en el de la Vela, que cuando regresa a su sede puede decirse que es Pascua. Desconozco si Bob Dylan tiene o no curiosidad por esta Pasión hecha imágenes y si le dura aquella etapa religiosa en la que llegó, incluso, a actuar ante el Papa, sorprendiendo a medio mundo. La Pasión, según Dylan, leí a algún cronista musical de la época. Una Pasión que este año comenzó con el desfile de cargos indepes catalanes a la cárcel vip de Estremera o a la nueva Alcalá Meco, a la vez que en el Casino de Salamanca veíamos desfilar a la moda salmantina infantil, gracias a la concejala Almudena Parres, moderna donde las haya en el concejo. Algunos echamos de menos aquel tiempo de desfiles sin parar que llenaban salas y ponían en evidencia cierta rivalidad dentro del sector de la moda, además de sacar a la luz a una generación de modelos maravillosas, algunas de la cuales llegaron alto en Miss España o entraron en compañías de modelos de cierto nivel. Y así como hubo una miss que se dio a la fuga del Gran Hotel y se refugió en la farmacia de Pura Estella, huyendo de la presión de una final de Miss España, una de las misses del procés, Marta Rovira, ha huido a Suiza recientemente. Aquella Suiza, patria querida, Suiza de mis millones, que se cantaba en el disco Forgesound hace unas cuantas décadas. No creo que necesite allí de la caridad de los panes de Navales, que se reparten este Domingo de Resurrección en el pueblo, en una de las tradiciones de esta semana más interesantes. El pan, como se sabe, va íntimamente ligado a la Pasión con su protagonismo en la Última Cena, representada en nuestra Catedral Vieja, o con las torrijas cuaresmales, tapa estos días en algunos bares. Supongo que entre los objetivos de desarrollo sostenible que se estudiarán en Salamanca en junio, en una reunión iberoamericana, estará el del pan para todos. Esta semana, en la preparación de esa reunión en la Universidad de Salamanca, vimos de nuevo a Leire Pajín, que hace poco decía que le dieron de lo lindo cuando fue ministra por ser mujer. Y recordó al ex alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, que no para de desfilar por los juzgados. Tengo claro que la felicidad estará entre esos objetivos, un asunto que conoce bien Montse Hidalgo, que ha sido reconocida junto a varias celibrities en la Global Gift Global Madrid.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies