Crucificados

23.03.2018 | 04:45
Santiago Juanes

No sé cuántos crucificados veremos estos días por las calles, pero muchos; en Salamanca, el Cristo de los Doctrinos, el de la Luz y el del Amor y de la Paz son algunos y representan la clave y conclusión de la Pasión que arranca esta tarde de Viernes de Dolores con el Vía Matrix y el traslado del Cristo de la Liberación del Cementerio a Fonseca. Pero también estarán en la calle el trinitario Cristo de la Vela, el dramático Cristo de la Agonía Redentora, o el sobrecogedor Cristo del Perdón, del maestro Bernardo Robles, todos ellos crucificados, y creo que no me dejo ninguno. El de los Doctrinos y el del Amor y de la Paz tienen alguna semejanza, aunque el primero es de finales del siglo XVII y el del Arrabal es posible que sea un poco anterior, puede que del XVI, y quizá de Juan de Montejo, salmantino y probablemente discípulo de Juan de Juni. El crucificado universitario es también del XVII y hay dudas sobre su autoría.
Manuel Muiños, este martes pasado, en su Pregón de la Semana Santa de Salamanca, también habló de "crucificados", pero se refirió de una manera particular a los "crucificados por la sociedad", pensando, por ejemplo, en las personas que ayuda desde Proyecto Hombre a salir de las adicciones. Y las adicciones son muchas. En el patio de butacas los que mejor le entendieron fueron las personas que colaboran con él, modestos vecinos o ilustrísimos doctores. Fue el suyo un pregón que discurrió entre lo religioso y lo social, que en ocasiones salía a la calle y otras veces se metía dentro, buscando en el interior explicaciones al misterio de la Pasión.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies