Los dedos huéspedes

07.02.2018 | 04:45
Alberto Estella

Mientras sonaba el himno español, el jugador de fútbol seleccionado para defender a España —aunque es separatista confeso—, mantuvo una despectiva peineta, el dedo medio enhiesto, como el de un proctólogo. A Piqué se le antojan los dedos huéspedes, porque en su último partido, metió gol al Español, de origen genuinamente español —el Barcelona de Piqué lo fundó un suizo—, y mandó callar a los seguidores "pericos", no solo con el índice en la boca, sino también con el meñique enhiesto, haciéndoles la corna siciliana. Piqué, que tío más farruco, remató su gesto con unas declaraciones intolerables. Claro, tiene aún muchas posibilidades de hacer gestos significativos con sus catalanes dedos, acostumbrados a la piel de la colombiana Shakira. Todos las tenemos. Basta repasar la nómina de emoticonos que cualquiera apila en el móvil: el americano okey haciendo la "o" con índice y pulgar, o el okey brasileño, simplemente con el pulgar hacia arriba; el Nerón, de muerte al gladiador vencido, con el pulgar hacia abajo; el Churchil , de victoria inglesa o aliada, separando en "v" el índice y corazón; el llámame o te llamo, con pulgar y meñique oscilando; el cruce de índice y corazón, para conjurar un peligro o para jurar en falso (como juraban los principios del llamado Movimiento los no franquistas, y como votaron la Constitución los diputados traidores catalanes, o sea, "por imperativo legal").

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies