Ritos nuestros

05.02.2018 | 04:45
Ritos nuestros

Forman un grupo de cuatro, seis o siete personas. Su conversación va languideciendo patentemente. Hasta hace unos minutos la charla era común; ahora se han formado dos o tres corrillos que tratan temas triviales. Son los minutos de la basura de la reunión: las copas de cerveza, vino o agua sin gas están vacías, y ya se ha charlado de casi todo lo trascendente: se ha recomendado tal libro, tal película o tal exposición, se ha justificado el estupor por la conducta de tal o cual político, se ha reconocido la calidad excepcional de Messi (algo aceptado con dolor por los madridistas, que son mayoría), se ha avisado de la descomunal subida de precio del jamón ibérico€ El pescado está ya vendido: es tarde, la gente está cansada y al día siguiente hay que madrugar. Hora de despedirse y volver a casa: los cuatro, seis o siete del grupo van abandonando el bar.
Y ahora viene lo bueno. Los especialistas en pragmática intercultural avisan: aquí, en España, las despedidas constituyen ritos peculiares. La decaída charla de solo unos minutos antes se anima inesperadamente. De pronto, justo a la puerta del bar, obstruyendo la salida de otros clientes, surgen nuevos temas de conversación: la tremenda subida de las pensiones, un brutal 0,25% (sí, sí, he dicho ´brutal´, el adjetivo de moda: perdón), los sonoros silencios de Sánchez e Iglesias, las magdalenas que venden en esa panadería de los soportales de la plaza del Mercado, las debilidades del empirismo en John Locke€ Resultado: 10 minutos de despedida al aire libre, normalmente con un frío que pela.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies