De lo más gris de la España profunda

03.02.2018 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

Aunque el refrán diga que en febrero busca la sombra el perro, la llegada de este curioso mes no es un adiós al invierno, ni mucho menos, sin embargo comienzan a verse las cosas de distinta manera. Amanece antes, anochece después, lo que significa que los días se alargan y eso inyecta en vena no poco ánimo. A partir de ahora, aunque las heladas persistan y quede nieve por caer, el invierno deja de ser lo que fue e irá a menos según vayan pasando las semanas.
Enero, que es la antecámara de febrero, quedó atrás y entre fiestas y celebraciones (San Antón, San Sebastián, San Valerio, Santo Tomás de Aquino, San Juan Bosco€) nos fue preparando el terreno que nos ha permitido llegar a Las Candelas en plena forma, también a San Blas y espero que a Santa Águeda pasado mañana. Lo cierto es que aquí estamos, con una meteorología que engaña a Dios y a las cigüeñas, que este año les dominó la impaciencia y se adelantaron a la fecha de costumbre, porque el clima manda y al clima se obedece aunque desoriente y nos traiga lo peor, que tiempos mejores vendrán.
Mientras haya santoral del que tirar habrá fiestas. Este año se adelanta también el Carnaval, que lo tenemos a la vuelta de la primera esquina, con su Martes, día 13, y el Miércoles de Ceniza, día 14, primero de Cuaresma, por tanto de ayuno y de abstinencia, además, festividad de San Valentín, patrón de los enamorados. ¿Habrá bula para ellos?

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies