Tu hijo seguro que no bebe

29.12.2017 | 04:45
Tu hijo seguro que no bebe

En Galicia ha comenzado una fuerte campaña para vigilar la venta de alcohol a menores durante Fin de Año. Algunos locales pedirán la autorización de los padres por escrito para permitir el acceso de menores en cotillones y la Policía amenaza con hacer un barrido y multar con hasta 3.000 euros a aquellos establecimientos que les vendan alcohol.
En Salamanca no se ha llegado a este punto, pero sí se envía a cursos de rehabilitación a menores que acudieron a Urgencias por beber en exceso o a aquellos que derive la Policía Local después de comprobar que están en claro riesgo tras actuaciones, por ejemplo, en botellones. Los padres ven cómo se sustituye la multa por una medida preventiva dirigida al menor, pero también a su familia. A su vez, los programas de prevención del consumo de alcohol se han adelantado a los 7 años, frente a los 13 a los que iban destinados en campañas anteriores.
Todo, a raíz de la muerte en noviembre de 2016 de una niña de 12 años en San Martín de la Vega por un coma etílico derivado del consumo excesivo de alcohol. La botella de vodka que se bebió ella solita y que la llevó a la muerte hizo saltar todas las alarmas de unas hasta entonces relajadas administración y sociedad, y las campañas de prevención y vigilancia se intensificaron. El último paso lo ha dado el Ministerio de Sanidad con una campaña en la que incide en que el 68,2% de menores consumieron alcohol en el último mes a pesar de los daños que conlleva en hígado, páncreas y cerebro y acababa con un inquietante, "tranquilo, tu hijo seguro que no bebe".
En Salamanca los menores pueden comprar alcohol porque la vigilancia, pese al refuerzo de medidas, no llega a todos los rincones. Además, y aunque con campañas como la anterior empieza a haber más conciencia social sobre los daños del alcohol en menores, hay familias que incluso han iniciado a sus hijos en el consumo. Si los padres tienen en la nevera cervezas, no suelen ver anormal que el niñ@ imite el consumo que ve en casa, aunque se echarían las manos a la cabeza si su hijo menor se pusiera a conducir, por mucho que se lo haya visto hacer a ellos cada día.
La Nochevieja es una alerta, como lo son las fiestas de los pueblos, con permisividad casi total en las peñas para el consumo de alcohol y con ayuntamientos y padres mirando en gran parte de los casos hacia otro lado. La Consejería de Familia de la Junta ha hecho un llamamiento para acabar con esta práctica que muchos entienden como forma de "socialización" porque ellos también lo vivieron cuando tenían su edad.
De momento, la advertencia ha caído en saco roto y las peñas no tienen limitado el acceso, igual que para la mayoría de los padres que tienen que acudir a Urgencias la presencia allí de sus hijos no obedece a consumo excesivo sino a que "algo les sentó mal". Sólo en el primer semestre de este año fueron atendidos en Salamanca en Urgencias 95 menores por abuso de consumo de alcohol.
Si es fácil para un menor tener acceso al alcohol, también lo es a las drogas, aunque es cierto que a nivel social la permisividad es menor, sobre todo por los recuerdos de los años de la "dama blanca", cuando la heroína rompió miles de familias. Aún así, el servicio de Psiquiatría del Hospital ha considerado necesario poner en marcha un plan para atajar la adicción a la droga desde la adolescencia porque el 20% de los pacientes ingresados con trastornos mentales "muy graves" por consumo de drogas -principalmente cannabis y cocaína- son menores de 30 años.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies