Feliz Navidad

23.12.2017 | 04:45
Feliz Navidad

Hace mucho tiempo, cuando la televisión sólo emitía en blanco y negro, un niño con una trenca azul marino, guantes de lana y un pasamontañas rojo, se perdió entre la multitud, deslumbrado -¿o absorto?- por los destellos de las luces de Navidad, que entonces eran dibujos hechos con bombillas de colores; los mismos tiempos en los que "El Corte Inglés" era un paraíso tan lejano como Madrid y el turrón de "El Almendro" un lujo por el que se empezaba a suspirar en septiembre.
Aquel niño nunca apareció, se difuminó en los inviernos que ya no existen y puede que quedara de él el recuerdo de verlo expuesto en el escaparate de "Pim Pum" en aquellas tiras de fotos para el cole. Lo mejor de la historia es que a cambio de "no volver", nunca creció y hoy sigue siendo el mismo niño de ocho, quizá diez años, que era. Y aún mejor es que nadie lo echó de menos, no se pongan tristes: sólo es la idea, la sensación de un niño perdido la que nos asalta a todos en estos días. De alguna manera todos quedamos, con o sin pasamontañas rojo, a la deriva, en manos del paso del tiempo que todo lo borra -bueno, casi todo- y que todo -eso sí- lo cambia. En un momento dado, ¡zas!, ocurre: estás rodeado de gente extraña que te ignora, nadie repara en ti allí abajo, un niño de los sesenta trasplantado a un mundo de locos, en el que el presente ya es pasado, en el que las Letras son "tweets", en el que los sentimientos se venden en "Amazon"€ Sólo le queda observar en mitad de este cruce de caminos sin señalizar. Y más arriba del gentío que va y viene, ver atónito e incrédulo las nuevas luces festivas, sin brillo, sin intensidad.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies