No llores por mi...

20.12.2017 | 04:45
No llores por mi...

Hace ya casi treinta años viajé por primera vez a un país de América del Sur, de cuyo nombre no quiero acordarme. Al salir de Madrid se produjo un golpe de Estado, que finalmente se quedó en un intento, contra el entonces presidente que se apellidaba Alfonsín. El despegue se retrasó porque el Gobierno no garantizaba el espacio aéreo y ordenó a todas las aeronaves que se quedasen fuera hasta que se aclarase la situación. Finalmente despegamos con más de doce horas de retraso y, desde ese momento hasta que aterrizamos, los sindicatos tuvieron tiempo de convocar una huelga general y, afortudamente, desconvocarla antes de nuestro aterrizaje, lo que nos permitió desembarcar con una cierta normalidad, recoger las maletas, subir al autobús y llegar hasta el hotel. En el camino contemplé una escena que se me quedó grabada en la memoria: el autobús en el que iba hacía el hotel se detenía cuando correspondía en los semáforos, pero es que hacían lo mismo los tanques, los camiones y vehículos militares que, todavía no sé muy bien, si eran de los golpistas o de los que habían acudido a sofocar la rebelión. Nunca llegué a entenderlo.
Como tampoco comprendí muy bien las informaciones de los días posteriores en las que se daba cuenta de la cantidad de tanques, camiones y jeep que habían salido de los cuarteles y los que habían regresado. De los primeros no faltaba ninguno, pero de los segundos y terceros no volvieron a sus unidades de origen unos cuantos. ¿Dónde se quedaron? ¿Quién los afanó? Creo que hoy sigue siendo un misterio, porque no hubo ni combates con daños importantes ni destrucción de los mismos. Por supuesto que también se esfumaron muchas armas y municiones.
Pues bien, treinta años más tarde la capital de ese país ha acogido la Conferencia de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y, pocas horas después de que terminase, vivió una revuelta por la reforma del sistema de pensiones. El jueves de la semana pasada hubo incidentes muy violentos frente a la sede del Congreso, que se repitieron el lunes coincidiendo con la nueva votación.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies