Sijena sí, Salamanca también

13.12.2017 | 04:45
Sijena sí, Salamanca también

Algo ha comenzado a moverse, pero por la fuerza, dos años después de que un juez lo ordenara. Contra pronóstico y el deseo de quienes desde el poder se resistieron argumentando falta de tiempo para un traslado con garantías, por fin y porque la Audiencia Provincial de Huesca no estaba por la labor de permitir que una decisión política frustrara una orden judicial, el lunes, fecha límite y por la fuerza, salieron del Museo de Lérida 43 de las 44 obras de arte sacro camino de su lugar de origen, el monasterio oscense de Santa María de Sijena, lugar del que nunca deberían haber salido. Falta un cuadro del XVIII de la Inmaculada, que a saber quién lo tiene y en qué lugar colgado de una pared.
Que no se mueva nada€ ni nadie. Más que una orden era y sigue siendo una estrategia. Entre nada y nadie hay diferencias, muchas o pocas, pero las hay según qué o quién€, o ninguna cuando el que tiene la palabra confunde a las cosas con las personas o no las distingue considerándolas objetos, chismes de quita y pon o trapos de usar y tirar, por lo que donde dicen nada pueden decir nadie sin que la esencia se altere.
Los que están en la cárcel por el asunto catalán, en la cárcel siguen y de ahí no se mueven, y Puigdemont en Bélgica, donde piensa continuar, hasta el punto —ha dicho— de tener asumido no volver a Cataluña mientras no existan garantías€ Sí, pero ¿de qué? Todo este proceso electoral lleva a Cataluña y al resto de España camino de ninguna parte, dicho de otra manera, todo parece indicar que esta deriva nos arrastra hacia el punto de partida, que es tanto como no haber avanzado nada y llegar en las mismas condiciones si no peores al lugar del comienzo de todo.
Ni las obras de arte de Sijena se libraban de esta tendencia, ya que si se movieron de donde estaban no fue por voluntad política sino por imposición judicial. Pero tenía su explicación, como todo lo que está ocurriendo en torno al asunto catalán la tiene. En el caso de estas pinturas, el ministro de Cultura y por efecto de la aplicación del 155 también conseller de lo mismo de la Generalitat de Cataluña, Méndez de Vigo, que había dispuesto la devolución de las 44 obras de arte del monasterio oscense según obligaba la orden judicial, advirtió que las sentencias se ejecutaban y se cumplían, y así se haría con esta, pero teniendo en cuenta también que muchas veces requerían un tiempo (añadido al de los plazos marcados) para que estos bienes (refiriéndose a las particularidades de las obras de arte) "no sufran deterioro". Si bien la administración de la Justicia se ajusta a unos plazos concretos, en este caso resultaba "a todas luces insuficiente" ya que en tan poco tiempo (la sentencia data de 2015) no se podía garantizar su traslado en condiciones, con lo que donde antes había dicho digo después decía diego, lo que significaba seguir esperando, actitud que demostraba que nada se había hecho para su traslado, más por falta de voluntad que por otras razones.
Pero de esperar más, en absoluto. Resulta que Montesquieu ha levantado la cabeza. Al que dieron por muerto y enterraron sin ninguna ceremonia hace treinta y dos años, ha salido de su tumba€ Montesquieu ha vuelto, al menos por esta vez. Ignoro si lo volverán a enterrar. Es posible, pero sepan que si ha levantado la cabeza una vez lo puede hacer mil más.
La lucha entre el espíritu de la justicia y el de lo políticamente correcto está de nuevo servida, deduciéndose que intentan hacer todo lo posible para que nada cambie hasta que se recupere la normalidad perdida, siendo esta recuperación el fin de todo esto que viene desarrollándose en torno a una fecha: la del 20 de diciembre.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies