Tenemos un problema

13.12.2017 | 04:45
Tenemos un problema

El tesoro de Sijena ha puesto de manifiesto - entre otras cosas -, que la ley suele imponerse; que la Iglesia tiene un patrimonio de valor incalculable; y que ha habido épocas en que frailes, monjas, párrocos, han atendido sus necesidades materiales cediendo el dominio o el uso de elementos de ese tesoro secular para poder calentarse, comer, quitar al prójimo el frío o el hambre, y conservar decorosamente sus bienes muebles e inmuebles. No se me ocurre mejor ejemplo histórico que el de la Hispanic Society of América, que atesora en Nueva York obras de arte, libros y documentos adquiridos a finales del XIX y principios del XX en España por el multimillonario americano Huntington, de familias aristocráticas arruinadas o de monasterios o conventos en dificultades, a precios notoriamente bajos. La compra de una biblioteca española de10.000 volúmenes dijo Menéndez Pelayo que era una "pérdida superior a la de Cuba".
El problema viene de antiguo y afecta a España entera, desde luego a Castilla y León. Salamanca "monumental", de la que nos sentimos tan orgullosos, tiene numerosos templos, conventos, y bienes eclesiásticos que conservar. Pues bastaría saber, por ejemplo, los miles y miles de metros cuadrados de cubiertas, amenazadas por gatos, pájaros, heladas? con necesidad de repararse y retejarse. En bastantes años de abogado de la Diócesis conocí ejemplos conmovedores de sacrificio personal de religiosos, sin liquidez para calentar sus corredores y celdas, ni siquiera para comer decorosamente. Era fácil sucumbir a la tentación de vender o arrendar, cuando un empresario ponía sobre la mesa dinero en metálico. Naturalmente sin contar con el Obispo – que hubiera intentado socorrer -; ni por supuesto con permiso de la Santa Sede, porque el Código de Derecho Canónico exige para enajenar tasación por peritos y, a partir de cierta cifra, licencia del Diocesano (con el consejo del asuntos económicos y el colegio de consultores); y si fuere superior, la de Roma (además de razón pastoral grave); y para arrendar, seguir las normas de la Conferencia Episcopal.


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies