Juguete completo, juguete?

03.12.2017 | 04:45
Santiago Juanes

Ni nadie. Ha sido la expresión de este sábado una vez que la parroquia ha leído en los papeles que el fiscal no cree a Junqueras cuando este ha asegurado al juez que sí, que acatará la legalidad por la gloria de su madre, que diría el gran Chiquito de la Calzada. El juez decidirá lo que quiera, pero nadie puede creerse ese cuento chino. Y encima Puigdemont desde Bruselas ha animado a sus consejeros a decir y hacer lo que sea para salir de la cárcel, lo que implica mentir o escaparse. Menudo favor. Así enfilamos la cuenta atrás hacia el 21 D, día precedido de un Real Madrid-Barcelona y seguido del sorteo del Gordo de la Navidad, días emocionantes, que incluyen, según la parroquia, siempre enterada de estas cosas, el regreso de Puchi de su exilio la jornada de reflexión. Como todo es posible, pues eso. Dan ganas de encerrarse en el fuerte Comansi que anuncia este periódico y que no pasen los días. Reconozco que la nueva promoción del diario me emociona porque de niño eché horas y horas con aquel fuerte de Comansi, con su oficina, su torre de vigilancia y sus vaqueros e indios. ¡Qué batallas tumbado en el suelo! E imitando el ruido de los disparos y el galopar de los caballos. Era un juguete Comansi, un juguete completo, que decía la publicidad que emitía la televisión de la época en las vísperas de los Reyes Magos. Hoy, por la televisión generalista, no se anuncia juguetes, pero sí en los canales infantiles. Por ellos siguen las muñecas de Famosa dirigiéndose al portal con ese andar tan peculiar, para hacer llegar al Niño su alegría y su amistad. Hay que hacerse fuerte y afrontar los ataques de los indios con sus plumas y sus flechas. No sé si aquellos eran días de vino y rosas, pero eran días muy especiales. Esta semana, el vino lo pusieron las bodegas de la Sierra de Salamanca, que desembarcaron en el Casino (¿era el Casino, no? y las rosas llegaron con Fely Campo y su atelier recién estrenado, que me hizo recordar a aquel otro de la calle del Arco esquina con Padilleros donde la conocí. Supongo que muchas niñas comenzarían su afición a la moda y la estética de la mano de la Señorita Pepis, que sigue ahí, luchando contra el mundo digital, que abduce a los niños desde bien pequeños, con sus pinturas y su máquina de coser. No sé si fue o no el caso de Fely Campo, pero sí recuerdo su fascinación por la moda que descubría en la Casa Lis, que sigue atrayendo visitantes sin parar, mientras su director, Pedro Pérez, sigue maquinando cosas para que así siga siendo.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies