Cupos

26.11.2017 | 04:45
Román Alvarez

A lo largo de esta semana la palabra "cupo" ha estado en boca de políticos y periodistas. El término con el que se enredaron en los debates parlamentarios hace referencia a los privilegios, desde mi punto de vista injustificables y anacrónicos, que disfrutan unas autonomías con respecto a otras. En concreto, el llamado cupo vasco y el no tan alejado concierto navarro. A mí me parece que tanto uno como otro no son más que otra de las muchas fuentes de conflictos territoriales, por si no tuviéramos ya bastantes. Si bien es cierto que tales desatinos, que se remontan a la época de las guerras carlistas, son constitucionales (peor para la Constitución), no por ello dejan de ser injustos para el resto de los ciudadanos españoles. Obedecen a unas circunstancias históricas difícilmente comprensibles a estas alturas para el común de vecinos de este "pluripaís" (o lo que sea) llamado España. Eso del cupo es tan chocantemente anacrónico como si la gente saliera a la calle hoy día vestida de cota de malla. Tradición secular, sí, pero de un pintoresquismo poco práctico. No creo, por otra parte, que la Unión Europea, cuya legislación es tan puntillosa para algunas cosas, se sienta especialmente feliz con el hecho de que en el seno de uno de sus miembros se amparen normativas tan peculiares, por muy históricamente justificadas que se aderecen.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies