Los límites de la libertad

25.11.2017 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

Para una buena parte de la población que se dice, que presume de democrática, libertad es una "empanada", una empanada mental con la que conviven la izquierda tradicional, siempre perdida, y la nueva izquierda radical, ambas entregadas a la cruzada de mantener bien vivo y bien presente a Franco. Toda España se ha olvidado del dictador más allá del lugar que le corresponde, la Historia y sus libros, y esta gente populista empeñada en mantenerlo en pie. ¡Franco, presente!, clamó el leonés Zapatónides una tarde cubata en mano, y hasta hoy con la monserga y con la ruina social a la que nos ha traído esta riada de tontainas que igual defiende el terrorismo vasco, que justifica el islamista, o que apoya el derecho a decidir del nazismo catalán. Le da igual que le da lo mismo a una España (no olvidemos a los votantes de la "riada") que ha llenado las instituciones de miseria intelectual, de odio, y de espectáculo bochornoso. En el Congreso de los Diputados hoy sólo faltan para completar el "show" el gitano, la cabra y Fernando Esteso corriendo detrás de una sueca en top-less en el lugar que ocupan los taquígrafos€
A tal punto ha llegado la España del odio y la farsa, que la libertad que consagraron nuestra Transición y nuestra Constitución (¡no a la reforma!, por cierto), de las que hoy reniegan no pocos analfabetos, está seriamente amenazada bajo los efectos de un alcohol muy peligroso: la intransigencia y el absolutismo ideológico de las izquierdas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies