El pastoreo de personas

24.11.2017 | 04:45
Fernando Población

Todos alguna vez nos hemos sentido pastoreado, hemos tenido la sensación de que nos llevaban como si fuéramos rebaños. Esta sensación se dispara en aeropuertos, cines, parques de atracciones o similares, cuando nos hacen entrar en ese laberinto de cuerdas para que vayamos haciendo la cola, que yo, personalmente, tengo la sensación de que al salir de ahí voy a estar desparasitado, vacunado y marcado con un precioso crotal. Es ver las dichosas cuerdas esas y me entran ganas de decir be, o mu, u oink. Manías que tiene uno.
Porque la gran ventaja de poder ir andando es hacer un poco lo que quieres. Marcar el ritmo de tus pasos, desandar, si es preciso, para mirar algo que te habías dejado atrás, pararte de improviso sin dar explicaciones porque te apetece, porque te has encontrado con alguien o vaya usted a saber.
Pues no, también eso se acabó, los prohibidores profesionales de Madrid, con Carmena a la cabeza, han decidido que este caos no se puede permitir, y ahora, que se acerca el bullicio navideño, se sacan de la manga las calles peatonales de una sola dirección. Lo voy a repetir porque seguro que alguno se ha pensado que no ha leído bien, pero sí, son calles peatonales en las que solo se podrá ir en un sentido. Cómo están las cabezas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies