Veinte años, tunas

12.11.2017 | 04:45
Santiago Juanes

Fue muy emocionante la celebración de los veinte años de la Tuna Femenina de Salamanca, de la que soy ahijado. Me invitaron al Juan del Enzina, donde se iba a festejar y allí estuve. Abrieron la gala y después nos citaron a Enrique Cabero y a mí para que subiésemos al escenario, nos colocaron una capa de tuna, con sus cintas, que hablan de amores y admiraciones, nos rondaron y nos pusieron un micrófono en la mano. Yo conté cómo empezó todo, cómo un día fueron a rondarme a casa y las invité en el bar de abajo y que aún estoy pagando la factura, porque se fueron cantando y me dejaron con ella, y he abonado más intereses de aquella cuenta que de la hipoteca de la casa. Acabaron con alguna cosecha, sin que recuerde cuál. Aparte, expliqué que ellas son un ejemplo o modelo de Igualdad: no lo tuvieron fácil. Nadie creía hace veinte años que una tuna femenina encajase, salvo Cabero y pocos más, como no encajaba entonces una niña que quisiera ser futbolista o jugadora de rugby, y mire ahora. Ellas ganaron la partida y ayer recibieron el homenaje de los tunos salmantinos con un Juan del Enzina lleno de amigos y conocidos, y un escenario repleto de tunas de toda España. Supongo que fue una noche larga. En el escenario se quedaron los ecos de maravillosas canciones que hablaban de amores, rondas, estudiantes, desamores, secretos, vacíos sentimentales, peticiones de sí, deseos, almas perdidas o cuerpos por encontrar, que eran más de calle y madrugada que de teatro y escenario, pero es lo que había. De las canciones de la tuna hay que estar atentos a lo que dicen sus letras.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies