El regreso de los hermanos Dalton

03.11.2017 | 04:45
Susana Magdaleno

A Puigdemont seguro que se le quedaba pequeño y hasta le resultaba hiriente eso de que le compararan con Tintín por su huida a Bélgica, pero puede estar tranquilo porque los últimos acontecimientos le sitúan a él y a sus excompañeros de Gobierno cada vez más cerca de asemejarse a la banda de los Dalton.
Como a Bob, el alocado hermano impulsor de la banda, a Puigdemont le va lo de no comparecer en los juicios y meter en líos a los demás con tal de pasar a la historia y hacer fortuna. Los hermanos Dalton sí lograron el objetivo de inmortalizarse, pero como banda esperpéntica de ineptos que fracasaron en la mayoría de los atracos que planearon. Esto mismo van camino de conseguir Puigdemont y los suyos, aunque el expresidente intentará a-purar el plazo máximo de 90 días del procedimiento de extradición antes de que le hagan un hueco en la prisión de Estremera.
De seguir Junqueras y los siete exconsejeros entonces en prisión, habría que ver cómo recibirían a Puigdemont, que se ha consolidado en el papel del gran cobarde y en las últimas horas ha pasado además a ser el principal culpable de que sus excompañeros de Gobierno duerman ya en la cárcel.
La juez Carmen Lamela, que cualquiera diría que fuera asesora del "blandito" expresidente Zapatero, justifica la prisión preventiva en el riesgo de fuga porque algunos querellados, dice el auto en alusión a Puigdemont, ya se han desplazado a otros países eludiendo las responsabilidades penales en las que pueden haber incurrido.
Con este precedente y dado el alto poder adquisitivo de los exaltos cargos catalanes y que las penas a las que se enfrentan pueden alcanzar los 25 años por el delito de rebelión, 15 por el de sedición y 8 o 10 por el de malversación -en función de que se haya producido falseamiento de la contabilidad- la jueza presume la tentación de huida y ha preferido no arriesgar.
A pesar de la probabilidad de ocultar o alterar pruebas y el alto riesgo de reiteración delictiva que apunta la juez en el auto, si Puigdemont no hubiera sembrado el precedente protagonizando esta cobarde huida, quizás Junqueras y los siete exconsejeros estarían en sus casas a la espera de juicio, a pesar de la gravedad de los hechos.
Claro, que para eso también tenía que haber existido por su parte colaboración, como la de Santiago Vila, el único que declaró y se libró así de la prisión previo pago de fianza.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies