Hasta la última consecuencia

01.11.2017 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

Desde el pasado domingo amanece antes y anochece también antes por eso de atrasar una hora el reloj, cambio para mí ni bueno ni malo ni regular, sino todo lo contrario. Además, han llegado los fantasmas de Halloween y los huesecitos de santo vuelven a endulzarnos la existencia a quienes aún compartimos este valle de lágrimas mientras florecen los cementerios, como siempre por estas fechas, síntomas de que la vida sigue.
A todo esto, los independentistas se echaron al monte, como los maquis, se han atrincherado y de allí no hay nada, ni el 155, ni nadie que los baje, nadie que no sean los jueces y la guardia civil. Esto es otra prueba más de que la vida sigue, tanto para lo bueno como para lo malo y lo peor. España no cambia, luego existe, y seguirá existiendo aunque les pese a quienes se echaron al monte con la intención de resistir mientras los dejen. ¿Hasta cuándo? El tiempo y los acontecimientos lo dirán. Hasta ahora hemos asistido en silencio a una farsa que se ajustaba de forma estricta al guión que sobre la marcha escribían quienes se han echado al monte, guión que no ha terminado ni terminará mientras continúen escribiéndolo desde la trinchera.
El pasado viernes nadie salió al balcón de ningún sitio para declarar la independencia de Cataluña como estado libre y soberano de derecho en forma de república dentro del ámbito de las naciones, pero sin contar con ninguna de ellas, por decisión unilateralísima, propia de quienes creen que se valen y se sobran por sí solos para hacer lo que les dé la gana, donde y cuando se les antoje.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies