El laberinto

13.10.2017 | 04:45
Miguel Cid

Como es sabido, hay muchos laberintos, desde que en el siglo VII a. C. aparecieron en la Italia etrusca. Sin duda, el más famoso es el de Creta, que es el más clásico, pero existen también el romano, el barroco, el manierista, los medievales, el ruso y los modernos. Ahora lo que sí parece claro es que vivimos momentos laberínticos en su verdadero sentido etimológico, esto es, recinto con una entrada y salida en distintos lugares con calles que se entrecruzan que hacen muy difícil orientarse para alcanzar la salida. No sé si hace falta añadir a que laberinto me refiero, pero entiendo que está claro.
¿Saben acaso los que están recorriendo el laberinto que ellos mismos han creado donde está la salida o, más bien están más perdidos que Carracuca?. Hay opiniones para todos los gustos, pero me parece que la astucia de que quieren hacer gala les está llevando a un callejón sin salida, esto es, al centro neurálgico del laberinto.
No sé, además, si querrán incluso salir del laberinto en el que se han metido, pues su razón de ser está precisamente en liar cada vez más el embrollo en el que se encuentran para, naturalmente, echar la culpa a quien está obligado a rescatarlos sí o sí.
Mientras el lío aumenta, su soledad crece en la misma proporción y sus tretas y sus trampas son cada vez más inútiles. El problema está en que mientras en el entorno del laberinto unos los jalean otros, la mayoría, cada vez menos silenciosa, huye despavorida.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies