Aquellos políticos dementes y traidores

01.10.2017 | 04:45
Julián Ballestero

Dentro de muchos años contaremos a nuestros nietos que hubo un día lejano, un 1 de octubre de 2017, en el que una pandilla de políticos traidores intentaron romper España con un referéndum de plastiquillo. Aquellos dementes llevaron a una de las naciones más antiguas del mundo al borde del precipicio, saltándose a la torera, con insolencia y total descaro, cuantas leyes y requisitos existían entonces para poder celebrar una consulta.
Aquella pantomima había sido prohibida por el máximo tribunal del Estado y perseguida por jueces y fiscales, y no cumplía ni siquiera las mínimas condiciones que los propios golpistas se habían marcado en una reunión parlamentaria ilegal.
Podremos recordar entonces que los asonados, un puñado de dirigentes de un gobierno regional que disfrutaba de los mayores privilegios y las mayores cotas de autonomía conocidas por cualquier región en la historia de Europa, compraron unas urnas de plástico en China para colocarlas en las calles, en los jardines o en cualquier lugar escondido donde no llegara la policía, y recogieron unos miles de votos de ciudadanos a los que durante décadas habían aleccionado en el odio y el desconocimiento de España.
No fueron muchos, a pesar de las presiones, las amenazas y la persecución a todos aquellos que se oponían o no apoyaban la consulta ilegal. Pocos votos, pero suficientes para justificar su decisión, anunciada con mucha antelación, de proclamar la separación unilateral, ilegal e inconstitucional.
Nuestros nietos nos oirán contarles cómo aquella patochada no fue reconocida por ningún país democrático en el mundo, ni tampoco por ninguna organización internacional de prestigio, incluida la Unión Europa a la que los golpistas querían seguir perteneciendo.
Les narraremos las múltiples estratagemas que los dirigentes separatistas pusieron en marcha en los días anteriores para saltarse la vigilancia de los guardias civiles, de los policías, de los fiscales y de sus propios jueces, los del Tribunal de Justicia de la región que pretendían desgajar del mundo civilizado. Quizás hubo algún incidente grave durante la jornada de la votación, o quizás no, que la memoria falla a veces.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies