¿Debe hablar el Rey?

28.09.2017 | 04:45
Julián Ballestero

Debe hablar ya el Rey, en un mensaje institucional y específico sobre lo que está ocurriendo en Cataluña? Hay expertos que lo desaconsejan y otros que lo consideran imprescindible. Y seguramente el propio Felipe VI lleva días deshojando la margarita, porque su intervención en estos días de profunda crisis de la nación tiene sus pros y sus contras.
La Constitución otorga al monarca la función de ejercer como símbolo de la unidad y permanencia del Estado, y además le encarga arbitrar y moderar el funcionamiento regular de las instituciones.
Cuando la unidad está amenazada más que nunca en la historia de la democracia, más incluso que el 23 de febrero de 1981, cuando su padre salió en la televisión para frenar el golpe de Tejero (entonces toda la ciudadanía estaba con la democracia), cuando el funcionamiento regular de las instituciones se ha roto con estrépito en una parte esencial del territorio, cuando los sublevados amenazan con tomar las calles y declarar la independencia de forma unilateral, la misión constitucional de arbitrar y moderar parece exigir una intervención más allá de las alusiones más o menos veladas al conflicto en discursos institucionales del monarca, como el pronunciado hace una semana aquí, en Salamanca, cuando destacó el papel de la Universidad para lograr una "mayor cohesión social en nuestro país".
Desde luego, si, como está previsto y anunciado, Puigdemonte declara la independencia después de la pantomima de referéndum del domingo, el Rey estaría obligado a intervenir con un mensaje de unidad nacional y de descrédito de los golpistas.
Hay quien opina que cualquier intervención de Felipe VI provocaría efectos perversos, entre otros una mayor exacerbación del sentimiento antiespañol de los separatistas catalanes.
Lo mismo dicen de la posibilidad, que yo considero una necesidad, de que Mariano Rajoy explique ya qué va a hacer a partir del lunes, cuando la Generalidad, la ANC, Òmnium y los cupaires declaren la república catalana: parece que no es conveniente porque daría pistas al enemigo y aumentaría el sentimiento de agobio de los nacionalistas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies