Son estudios, no corridas

27.09.2017 | 04:45
Alberto Estella

En la época de más prestigio de la Universidad de Salamanca, los toros no solamente fueron representados en la formidable escalera que lleva al Claustro Superior, sino que formaban parte de las tradiciones del Viejo Estudio. Frecuentemente, al otorgar el grado de doctor, se organizaban "regocijos", festejos taurinos en la mismísima Plaza Mayor (la anterior y la barroca). No creo que los finísimos juristas y canonistas de la histórica Universidad, los teólogos que defendían los derechos de los indígenas del nuevo mundo, tuvieran una sensibilidad inferior a los actuales "animalistas", que dicho sea de paso no defienden los derechos humanos elementales, por ejemplo, de los venezolanos, pisoteados diariamente. Aplauden al tirano Maduro, con el mismo fervor que se manifiestan contra la "Fiesta Nacional", en buena parte por ser la fiesta más antigua e identitaria de España, la patria "común e indivisible" que les importa un bledo, por no decir que lo que verdaderamente quieren es romperla.
Existe alguna otra diferencia entre aquella Universidad, que fue "el faro de Occidente", y la de ahora, muy respetable, con sus ocho siglos, cargada de glorias históricas, si, pero que hoy, en el prestigioso ranking de Shangai (que siempre encabeza la americana Harvard, cuyo fundador nació casi cuatro siglos después de la creación de la salmanticense), no está, desgraciadamente, ni entre las quinientas mejores del mundo. O sea. ¿Y aquella Universidad que participaba en festejos taurinos (no estudios), tenía por ello menos categoría, menos sentimientos, que la actual?

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies