Una triste historia

24.09.2017 | 04:45
Joaquín Leguina

Ahora que llega la rentrée y con ella los libros de texto, muchos, padres e hijos, se reencontrarán con las matemáticas, que suscitan tantos odios como adhesiones. Con la idea de llamar su atención sobre este juego conceptual de las matemáticas, que sólo ha hecho bien a la Humanidad, les he de comunicar una gran decepción sufrida por los matemáticos en el primer tercio del siglo XX.
A principios del siglo XX, un notable matemático alemán, llamado David Hilbert, fundó un movimiento con el que pretendía crear una especie de Summa matematica, es decir, reescribir todo lo que se había descubierto desde Pitágoras con unas bases nuevas y firmes y una coherencia total. Partiendo de muy pocos axiomas (evidencias que no necesitan demostración), se trataba de construir un sólido edificio completo e inatacable. A esa labor colectiva y revolucionaria se sumaron los modernos lógicos, entre otros los del Círculo de Viena, pero la obra que mejor resume y explica aquellos esfuerzos la escribieron dos ingleses: Bertrand Russell y Alfred Whitehead y se titula Principia Mathematica. El primer volumen se publicó en 1910.
Los matemáticos creyeron poseer, al fin, un arma decisiva mediante la cual podrían abordar nuevos descubrimientos y derribar definitivamente la ciudadela en la que resistían muy viejas conjeturas, como la de Goldbach o la de Fermat.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies