Señales

23.09.2017 | 04:45
José Antonio Bonilla

Los marcadores de páginas de libros, para colocarlos cuando se interrumpe la lectura, se han popularizado. Pero no siempre los tenemos al alcance de la mano. D. Marcelino Menéndez Pelayo, lector incansable, voraz, dicen que leía tan deprisa, que lo hacía en dos páginas a la vez. Un día estaba enfrascado en la lectura de un libro y, a la par, merendaba. Requerido para una urgencia tuvo que ausentarse. Al volver se encontró que el libro rezumaba grasa por los cuatro costados. Había puesto la tortilla de señal. Perdida en un libro estaba una ficha de la Mercantil Andorrana Antiquitats en que le comunica a una cliente que ha estado en el extranjero "pensando que no era de su interés, (una carroza) nuestras colaboradoras la vendieron". En el libro Castillo interior de Santa Teresa, Barcelona 1917, encontré una estampa de Jesu, Redemptor mundi era el recordatorio de la primera comunión de Rosita Gallardo Forges. Pasados los años la niña del recordatorio, por el subrayado de los textos y las anotaciones de los márgenes, debía de ser en una mujer muy culta y religiosa. Sherlock Holmes que era un hombre avezado en sacar consecuencias, con estos datos nos hubiera hecho un retrato al magnesio de la lectora, como hizo cuando paseaba por las orillas del río Támesis encontró un sobrero y llegó a la conclusión que lo había perdido un hombre borracho porque lo había abandonado su mujer.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies