Al pan, pan, y al golpe, secesión

23.09.2017 | 04:45
Julián Ballestero

Parece que en España empezamos a llamar a las cosas por su nombre. Y esto incluso en el ámbito judicial, donde la jerga suele corromper el lenguaje. El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha presentado una denuncia por sedición contra los líderes de la Asamblea Nacional Catalana y de Ómniun, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, los promotores de las algaradas callejeras del pasado miércoles en Barcelona. Es decir, al pan, pan, y al golpe de Estado, sedición.
Tal y como están elevando cada día el nivel de conflicto los golpistas catalanes, ya era hora de que quienes defienden la ley y la democracia se dejaran por un momento de contemplaciones para tratarles como lo que son: provocadores, delincuentes y declarados supremacistas.
El delito de sedición se ajusta como un guante a los hechos protagonizados por los dirigentes del levantamiento popular del miércoles en Barcelona. Según el Código Penal, son sediciosos aquellos que se alzan "pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes", o que "impiden a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales". Es exactamente lo que hicieron unos miles de alborotadores convocados por ANC y Ómnium, las dos instituciones diseñadas y pagadas por la Generalidad para aplicar el rodillo separatista a la sociedad catalana. Las mismas que están utilizando a los escolares como frente de choque en las concentraciones a favor del plebiscito inconstitucional, como han hecho buena parte de los dictadores en todo el mundo durante el último siglo.
Las imágenes de la Guardia Civil acosada, insultada, escupida y vilipendiada por el brazo ´borroka´ de los golpistas el pasado día 20 quedarán para el archivo de la ignominia en España: la mayor afrenta pública sufrida por los servidores del orden en muchos años, la foto bochornosa que muestra cómo una turba de sediciosos se burla de la justicia y pisotea a sus representantes.
Los guardias obedecían órdenes de los jueces y fiscales que les encomendaron detener a los promotores efectivos del referéndum ilegal e inconstitucional, mientras que los Mozos de Escuadra se cruzaban de brazos incumpliendo su deber de mantener el orden en Barcelona. Cuando se escriba la historia de estos días de alta tensión, la estoica tarea de la Benemérita y de la Policía Nacional, aguantando carros y carretas sin responder a las provocaciones de la muchedumbre separatista, será reconocida como un ejemplo de la inmensa paciencia que el resto de los españoles hemos tenido que desarrollar para evitar la pelea que buscan los golpistas.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies