Chulos

20.09.2017 | 04:45
Alberto Estella

Existe una lógica coincidencia de los opinantes, desde el maestro Ansón al plumilla de provincias, al calificar la actitud de los secesionistas catalanes como chulería. Por no acudir a otros ejemplos, es lo que transpira la bravucona, jactanciosa declaración de Puigdemont: "Si el Tribunal Constitucional me inhabilita, no aceptaré su decisión". Y se ha quedado mas chulo que un ocho.
La chulería se da en las actividades más populares, como el fútbol, donde Neymar ha dado muestras de su extraordinario toque, pero también de su arrogancia flamenca, cuando hace "sombreros" innecesarios a sus defensores; en los toros, donde la torería puede confundirse con la chulería —pero en desplantes jugándose la femoral—, y en cuyo mundo existen precisamente "el chulo de toriles" o el "de banderillas"; en la verbena madrileña, donde sin duda nació la palabra chulo; o en la feria, donde pululan señoritos estirados —implados dicen en mi pueblo—, cuya corbata, de puro curvada, llega a la caseta antes que ellos, y los abundantes rizos del cogote mas tarde.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies