Caminos tras el ridículo del 1-O

20.09.2017 | 04:45
Julián Ballestero

Ante el silencio clamoroso del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco lanzó ayer el necesario mensaje de condena a lo que está ocurriendo en Cataluña. El número uno del PP en Castilla y León censuró la "situación de acoso y presión" por parte de los golpistas catalanes a los alcaldes y concejales constitucionalistas, por mantenerse del lado del cumplimiento de la legalidad ante la convocatoria de la consulta del 1-O. Mañueco mostró su solidaridad con quienes están siendo presionados y amenazados en pasquines que recuerdan los pogromos nazis contra los judíos, sencillamente por defender la ley y la razón.
La persecución contra los no nacionalistas que ha arreciado en los últimos días constituye un síntoma inequívoco del nerviosismo de los secesionistas catalanes, que comienzan a vislumbrar la magnitud de su fracaso en el órdago del referéndum del domingo 1 de octubre, rayana en el ridículo más espantoso.
No sabemos lo que habría ocurrido si Mariano Rajoy hubiera despertado unos meses, o unos años, antes de su habitual siesta, pero puede que a la postre los hechos nos quiten la razón a quienes hemos venido demandando acción y contundencia contra los golpistas desde que tuvimos claras las intenciones totalitarias de los cabecillas de la insurrección catalana, desde Puigdemonte a Junqueras, pasando por la ANC, la CUP y el resto de compinches.
Se podría haber hecho antes, y quizás con mejores resultados, pero lo cierto es que las medidas adoptadas en los últimos días están resultando efectivas a la hora de frenar la maquinaria golpista. No ha hecho falta aplicar el artículo 155 de la Constitución, que suspende la autonomía, para tomar el control de las cuentas de la Generalidad y, con las amenazas de inhabilitación de los fiscales y jueces, poner a los separatistas ante la cruda realidad: no es un juego, no es una fiesta: es un delito (una verdadera colección de delitos, a cada cual más grave) y delinquir tiene consecuencias para sus vidas, desde la cárcel a la inhabilitación pasando por las multas millonarias y la suspensión de empleo y sueldo.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies