A toro pasado

18.09.2017 | 04:45
A toro pasado

No veo las fiestas salmantinas de septiembre sin casetas. Lo que sí veo son las casetas. Y las oigo. Oigo las amables melodías que las animan, a veces con ciertas estridencias secundadas por el claxon de los coches emparedados en los atascos que produce la clausura de alguna que otra calle. Bueno, y también las huelo. Pero quede bien claro: es injusto insistir en que expanden aromas fritangueros y envolventes; también despiden fragancias panceteras no menos intrusivas.
Hay muchas razones para apoyar la instalación de los aguaduchos en las fiestas de septiembre. Eso sí: no vale como argumento insistir en están ahí porque a la gente le encantan las casetas. Primero, porque no es verdad: gustar a mucha gente no es gustar a la gente: solo es gustar a mucha gente. Segundo: se me ocurren mil cosas que les entusiasman a muchos; algunas de ellas disfrutarían de un éxito abrumador, aunque seguramente tendrían efectos poco recomendables (no daré ideas por si acaso).
Más sólido es el segundo argumento en pro de las casetas: hay que sacar la fiesta a la calle, porque los salmantinos somos llamativamente austeros y tendemos a recluirnos en casa desestimando el ocio de caña y pincho. No refuta esta evidencia el hecho de que haya 1.360 establecimientos de hostelería en nuestra ciudad. Salamanca, como todo el mundo puede comprobar, es una ciudad desambientada, especialmente con buen tiempo: apenas hay terrazas y veladores en sus calles, y los pocos que se ven están tan vacíos como la cartera de un asalariado a finales de mes. Desolador panorama.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies