La sombra de la luz

18.09.2017 | 04:45
La sombra de la luz

Hasta anoche nos hemos movido entre casetas, terrazas y jardineras que nos hacían menos vulnerables. Hemos entrado en la Semana de la Movilidad, que se creó para retirar coches de la vía pública y ocupar su espacio con bicicletas y vehículos no contaminantes. Atrás hemos dejado semanas de movilidad con cristos y vírgenes llevados de la ermita a la iglesia, y de esta a la ermita, entre estandartes, dulzaineros o tamborileros, grupos de paleos, bailarines de jotas, madrinas y corporaciones con mando en plaza. Madrinas con roscas que se subastaban para una buena causa; roscas o bollos maimones que pedían chocolate a la taza a gritos, aunque fuese verano. Roscas que se ofrecían en ofertorios repletos de atuendos tradicionales. Más allá del 15 de agosto e incluso del último día de agosto, hay mucha vida y mucha devoción por los pueblos gracias a esas imágenes bautizadas con nombres evocadores: Cristo de las Mercedes, de la Salud, de los Remedios, de Valvanera, de la Piedad o de las Batallas, pero también Virgen de Gracia Carrero, del Carrascal, del Rosario, de la Antigua, de los Reyes, de la Cuesta o del Castañar, de la Encina y del Amparo. Hemos celebrado el nacimiento de la Virgen (8 de septiembre) semi oculto entre un sinfín de devociones marianas, y también la Exaltación de la Cruz, con cruces adornadas con el paño que sirvió para descolgar a Cristo de ella, como si estuviésemos en permanente Semana Santa. Y quizá sea así, porque no acabamos de celebrar el nacimiento de la Virgen, aún no ha nacido el Niño y los poetas se han echado la cruz a cuestas, igual que en Semana Santa se ponen ante la cruz, y cada uno le ha escrito un poema a una imagen de nuestra Pasión. Lo anuncié hace unos días, y ahora anuncio que la presentación será esta tarde en el Casino de Salamanca, ya con los chismes taurinos recogidos hasta el año que viene. El coordinador de la obra es Ferreira Cunquero y el libro se titula "La sombra de la luz entre palabras", que ya da para pensar en sí mismo. Se presenta hoy bajo el recuerdo de León Felipe, que se nos murió el 18 de septiembre de 1968, en el exilio, que creía en lo que creía a su modo, y nos invitaba a ser romeros que cruzan siempre por caminos nuevos, a diferencia de esas imágenes que van y vienen entre la iglesia y la ermita por el mismo camino.
La Semana de la Movilidad, decía, quiere convencernos de que usamos el coche de forma abusiva: mucho y mal.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies