¡Qué remedio!

14.09.2017 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

Sí, qué remedio, aceptémoslo: las casetas se han convertido en el fenómeno de las Ferias y Fiestas de Salamanca desde hace ya unos cuantos años, y nos guste o no a los aguafiestas de siempre, seguirán ya por los siglos de los siglos, pues creen que han dado con la tecla, previa copia del "invento", para tener entretenida a la gente. El botellón pringoso, el barullo de mil músicas, y la mezcla de cien mil olores, han triunfado, ¡viva la fiesta y el vaso de plástico!, ¡viva mear en libertad!, ¡vivan las aceras encharcadas de grasa!, ¡viva la kultura!, y ¡viva el aroma de contenedor de basura con cebolla caramelizada!
Pero ironías -reales como la vida misma- aparte, ya que nos tenemos que "comer" las casetas y aceptar el verbo "casetear" como animal de compañía, no costaría mucho ordenar ese auténtico disparate callejero, que lo es, además de una vergüenza para propios y extraños. El espectáculo tercermundista está garantizado, por muy bien que algunos lo quieran hacer, y por los esfuerzos que cada año hace el Ayuntamiento por mejorar el "caseterismo" del que es promotor y su mejor valedor.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies