Explosión Tejerina

08.09.2017 | 04:45
Santiago Juanes

Su empeño en el músculo financiero fue una ruina para Salamanca. Cientos de trabajadores de Caja Duero han salido en los últimos meses por todas las puertas de la entidad y se han cerrado oficinas por todas partes. Creo que aún no somos conscientes de la pérdida, de lo que supone la marcha de empleados de la Caja que vivían y consumían en Salamanca y ahora lo hacen en Ronda, Málaga o Valladolid. Gente bien preparada, que sabía lo que era el negocio y sin la injerencia de los políticos, en especial la suya, quizá no habría pasado lo que finalmente ha ocurrido, y sí, me estoy refiriendo a ciertas inversiones y productos, que luego han salido ranas. En fin, no he conocido a nadie que hablase en privado bien de él y ahora, en su fallecimiento, cuando escucho según qué elogios se me cae la cara de vergüenza. Además, sus devaneos por el lado oscuro, a los que se ha enfrentado en los últimos meses, le van a pasar factura: al muerto le van a caer todos los muertos de ciertas tramas que siempre han estado ahí. Pese a todo ello, le deseo que descanse en paz.
Tener la fiesta en paz está costando lo suyo. La Feria de Día y la Agropecuaria han puesto de su parte. Salamaq fue inaugurada por Isabel García Tejerina, la ministra que estaba desaparecida, según sus detractores. Había sequía de ministra como hay de la otra, quizás ello explique la avalancha de corbatas que rodearon su coche oficial cuando llegó a la Feria. Uno, que estaba por allí, salió literalmente despedido varios metros más allá por la onda explosiva de los devotos.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies