Netflix compartida

01.09.2017 | 04:45
Fernando Población

Los seres humanos tenemos la manía, o la costumbre (eso cada uno lo ve según le hayan ido las cosas) de juntarnos de dos en dos como los Petit Suisse (reconozco que he tenido que buscar cómo se escribe el nombre del postre). Y claro, dejando de lado los asuntos carnales, que no es lugar adecuado para tratar de estos temas, la convivencia implica compartir una serie de indispensables. Algunos llenos de ventajas y otros, bueno, otros no tanto. Hay rumores de parejas que han tenido que recurrir a La Haya para llegar a un acuerdo de convivencia que, presumible y preferiblemente, lleve consigo a un pacto de no agresión mutua.
La mayor y más importante ventaja suele ir asociado a la ingesta de alimentos, vamos a lo que viene a ser comer. Porque por muchas vueltas que le demos, siempre llegamos a la misma conclusión, los supermercados no piensan en los solteros y los restaurantes tampoco. Porque por ejemplo si yo (sí, soy un soltero, lo habéis adivinado) me compro un litro de leche, se convierte en un dos en uno. Empieza siendo leche y acaba siendo requesón.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies