Adiós agosto, adiós

31.08.2017 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

¿Quién iba a imaginarse un mes de agosto como el que hoy acaba? Se preveía movido, pero de esto a lo ocurrido hay un abismo que nadie podía siquiera sospechar que pudiera darse. Alarmante y lamentable panorama que rezuma no pocas realidades que se van sumando a la vez que crean una gran verdad cada vez más delirante, estrambótica y esperpéntica, de dimensiones que poco a poco se va asumiendo como algo tan evidente como incuestionable.
De todo esto destaca sobre lo demás la miseria humana de aquellos que se esfuerzan no en parecer un miserable sino en serlo, porque solo así, siéndolo puede alcanzar la gloria de sus infames aspiraciones. Para esta gente no hay otra forma de conseguirlo y cuanto más miserable sea uno, más eficaz es y más pragmático resulta.
De todo lo ocurrido estos días atrás se vienen sacando muchas y muy variadas conclusiones sobre la condición humana, motor de cuanto se mueve para bien y para mal, extremos ambos que ponen límite a la conducta de quienes de una forma u otra han contribuido tanto a la grandeza más sublime como a la bajeza más ruin, que de todo ha habido y hemos podido ver durante estos recientes acontecimientos de agosto.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies