La manifestación que no fue

30.08.2017 | 04:45
Jua Antonio García Iglesias

Se ha impuesto por costumbre tratar de solucionar todo a golpe de concentraciones, de minutos de silencio y lectura de manifiestos, de lamentos, veladas, manifestaciones... y de poco más. Incapaces han sido de firmar un pacto antiyihadista y sin embargo a la manifestación del sábado en Barcelona acudieron todos: antiyihadistas, proyihadistas y (entre estos últimos) muchísimos antitodo. Pues por eso y porque, además, habían anunciado su asistencia, quien pensase que la manifestación contra el terrorismo yihadista iba a ser eso y no lo que fue es que no tenía los pies en el suelo ni la cabeza sobre los hombros ni nada de nada en su sitio.
Lo de la manifestación del sábado en Barcelona fue el reflejo de todo lo contrario a una demostración de coraje y de rechazo unánime al terrorismo que atropelló y se llevó por delante a más de ciento veinte personas, matando sobre la marcha a doce, dos de ellas niños, en las Ramblas el 17 de agosto a las cinco de la tarde, más los que fueron muriendo después... hasta dieciséis.
Poco importó, parece, el motivo de la convocatoria, tal vez porque el motivo cada cual lo llevaba consigo, muy dentro, dándole vueltas en la cabeza y para muchos nada tenía que ver con lo que pretendían quienes convocaron€, si es que pretendían lo que creían las persona de bien que acudieron a la llamada y se encontraron con lo que hubo, un espectáculo indecente, vergonzoso, indigno...

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies