Aurelio Delgado Sánchez

30.08.2017 | 04:45
César Lumbreras

Hace ya unos cuantos años,1980 por más señas, estaba visitando lo que yo denomino el cogollo de la Sierra de Gredos. Andaba por La Plataforma y los riscos aledaños. El día era magnífico y nada hacia presagiar un cambio de tiempo. De pronto, la persona que me guiaba dijo algo así como "vamos a bajar y a coger el coche, no vaya a ser que no podamos llegar a Avila". Me quedé muy sorprendido, pero, como mandaba él, iniciamos el descenso, llegamos a su vehículo y enfilamos la carretera hasta Hoyos del Espino. Cuando llegamos a este pueblo, el cielo ya estaba encapotado y, poco después, comenzaron a caer los primeros copos de nieve. Tuvimos dificultades, a pesar de que mi guía era un experto conductor en la nieve, para subir y bajar el Puerto de Menga y llegar a la capital. Evidentemente, a medida que pasaban los minutos, mi sorpresa iba en aumento por la evolución del clima. La persona que me acompañaba, mi guía, era Aurelio Delgado Sánchez, experto montañero y conocedor como nadie de la Sierra de Gredos y de su clima.
Cuento lo anterior porque el pasado miércoles tuvo lugar en Barco de Avila un homenaje a su memoria, pero, sobre todo, porque gracias a su actuación llena de sentido común, templando muchas gaitas, y a su amor a la naturaleza, las generaciones actuales pueden disfrutar de la belleza de este rincón de la provincia de Avila, tan cercano a la vez a Salamanca.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies