Miedo, sí, ¿por quéno?

27.08.2017 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

M UCHOS pueblos de nuestra provincia han despedido sus fiestas así: "Hasta el próximo verano". Y así, uno tras otro, podrían irlas despidiendo todos los demás, que es una forma de bajar las persianas, echar el cerrojo y disponerse a sobrevivir el resto del año, desde ahora, último fin de semana de agosto. Aunque a algunos todavía les queda por celebrar su Virgen de septiembre, el calendario va agotándose conforme el verano también se agota. El tiempo pasa y no para, mientras los pueblos se van recogiendo, cerrándose en sí mismos a la espera del próximo verano.
Este mes de agosto cuya recta final ya hemos enfilado es de los que pasarán a la historia, lo que sería bueno si la historia sirviera para algo más que para olvidarse e ignorarla, hasta el punto de llegar a no existir, que es el lamentable destino de nuestro pasado, del que no nos acordamos ni cuando truena, que atribuimos a meras tormentas de verano, intensas pero breves, y a nada más.
Vaya historia la de este mes que acaba, pero la historia no acabará con el mes€ Sus causas, sus consecuencias, su todo€ van para largo. Esto acaba de empezar y dará mucho que hablar, tal vez sin la reflexión debida, conducta que se prodiga muy poco entre nosotros, más dados al exabrupto, porque suena más y los hay que necesitan oírse a sí mismos y hacerse oír. Somos como somos y no vamos a cambiar solo por el qué dirán.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies