El pregonero de Peñaranda

26.08.2017 | 04:45
José Antonio Bonilla

Gil Blas de Santillana tenía la costumbre, antes de dormirse, de analizar las peripecias del día, sacaba así evitaba caer en los mismos errores los días siguientes y se afirmaba en los aciertos. Yo hago lo mismo, lo aprendí de él, pero antes que el gallo polainero de la mañana cante. El martes pasado se me quedaron prendidas dos cosas: la "resucitación" de Alberto Estella, progresa adecuadamente. Aún le quedan días para ver al sol irse, al atardecer, camino de Portugal. La vuelta a su columnata es la mejor prueba de la mejoría. Unas horas antes me dijo que le hubiera gustado ir a Peñaranda al pregón del contertulio Julio de Manueles a quién Estella en esa primera columna, de arte mayor, que publicó al regreso a la vida con el título: "A corazón abierto" mostró su gratitud. En Peñaranda nos arrogamos la representación de la tertulia Luis Marcos, Jesús Montes y un servidor.
Las fiestas comienzan, año tras año, en la Plaza. Se nombran reinas y damas, la música se expande por calles. Allí se juntan personas de todas las edades. El pregonero habla de los principales hitos de la Historia de Peñaranda resaltando que los peñarandinos tuvieron que luchar mucho para conseguirlos y luego el doble para mantenerlos. El mercado que hacía que se concentraran en la villa gentes de todos los pueblos de los alrededores y los oficios más variados se afincaban en la localidad.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies