Ayer, hoy y nunca, como siempre

23.08.2017 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

El 23 de agosto, es decir, tal día como hoy pero de 1969, llegaba al aeropuerto de Barcelona procedente de Roma el escritor y exiliado Max Aub. El aeropuerto estaba desierto. Aparte de los pasajeros (seis u ocho, no más) que acababan de bajar del avión, ni un alma. Hemos entrado —dice el viajero recién llegado— como en nuestra casa. Nadie nos ha preguntado nada. Miraron mi pasaporte, como si tal cosa... Dijeron que estaba bien y un agente lo estampilló. Luego, eso sí, le vi inclinarse hacia un teléfono pero nunca sabré si fue para señalar mi paso. Si así sucedió, desde luego nada me lo hizo presente. Esta fue la primera decepción que el exiliado se llevó nada más volver (que no regresar) a España treinta años después de salir para el exilio, el que a nadie le llamara la atención su presencia y pasara el control policial como uno más.
Durante el tiempo que permaneció en España (dos meses y medio) fue poco a poco descubriendo que ésta de 1969 nada tenía que ver con aquella de 1939. Se encontró con una España muy distinta a la que esperaba y tal vez hubiese deseado encontrar, quedándose con las ganas. Otra decepción. Todo lo que a cada paso que da ve lo refleja minuciosamente en su diario español, en el que escribió sus impresiones de España y de los españoles, y que tituló "La gallina ciega". Ya en otra ocasión me referí a este diario porque da mucho de sí y ayuda no poco a entendernos.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies