Penas de verano

21.08.2017 | 04:45
Penas de verano

Como todos los veranos nuestro país era un entretenido censo de disparates, trapisondas y peleas de gallos, hasta que sucedió la tragedia de las Ramblas y todas las demás intrigas, conspiraciones y politiquerías se convirtieron en nimiedades
Aun así como la vida sigue a pesar del fanatismo asesino, que acabará abatido o entre rejas, conviene que volvamos con naturalidad a nuestros asuntos domésticos, por fortuna menos relevantes y trágicos.
Porque no cesa la trompetería de los voceros del PPoder de proclamar con el hisopo de las estadísticas, lo ricos que somos, cuanto hemos crecido y la cantidad de turistas que se pirran por nuestras abarrotadas playas. Parece que en la nueva apoteosis del nacionalismo español, el catálogo de excelencias es interminable a mayor gloria de Mariano, y su corifeos, que llaman prudencia a su inoperancia, sosiego a su inmovilismo y sabiduría a su loada cazurrería presuntamente galaica
No digo yo que nuestro país sea la Burkina Faso que algunos presentan, aireando un listado de lamentos y agravios interminables, con una perpetua retahíla de malversaciones y discriminaciones sociales, pero desde luego tampoco es Disneylandia.
Ahí tenemos el último censo de las 200 Universidades mejores del mundo donde no aparece ni una española, incluidas las catalanas, sean estas de donde sean. Ni autónomas ni jacobinas, ni pontificias ni seculares, en aquellas cumbres de la excelencia no acampa ninguna universidad hispana. Por no hablar de la nuestra, ocho veces centenaria sí, pero muy lejos del ranking de los primeros quinientos puestos, que tampoco hay que ser Usain Bolt para alcanzarlos. A ver si estamos confundiendo antigüedad con vejez, solemnidad con inutilidad o barniz histórico con anacronía docente.
El lugar que ocupa la Universidad de Salamanca en el ranking, allá por el puesto setecientos, es una poderosa llamada de atención a sus rectores para que se dejen de mirar al ombligo, concluyan con dignidad los fastos de la onomástica del octavo centenario con el mayor relumbrón posible y atiendan cuanto antes los compromisos con la ciencia, la docencia y las publicaciones de sus profesores que es lo que finalmente coloca a cada uno en su sitio del escalafón.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies