BASILIO MARTÍN PATINO

15.08.2017 | 04:45
BASILIO MARTÍN PATINO

Contaba alguna vez Martín Patino que la productora de "Nueve cartas a Berta" no terminaba de fiarse de que el director salmantino pudiera llegar a buen puerto con una película tan difícil como al parecer aseguraba que tenía perfilada en su coco. Entonces decidió marcarle estrechamente con una sombra que vigilase de cerca sus particulares y poco académicos modos, mucho más cerca de la pura improvisación que de la fidelidad a un guión que apenas si existía en un esquelético boceto con borrones al margen.
Esta sombra era el también director y guionista Ricardo Muñoz Suay, de quien terminaría siendo íntimo amigo. Con la excusa de la historia de aquellos estudiantes, Patino quería dejar constancia de la sociedad salmantina de los años 50 y rodar una escena en el Casino de Salamanca, donde apareciesen los miembros más respetables de la sociedad salmantina, la burguesía más acomodada y demás poderes fácticos. Reunida esta especie de jet set salmantina en el Casino, al verlos tan rígidos y estirados mirando fijamente a cámara como se mira a un retratista, Suay empezó a gritarles lo que cualquier sensato director de cine les habría advertido nada más poner los pies en el rodaje: que estaba prohibidísimo mirar de frente a la cámara, que se olvidasen de ella y se pusieran a hablar entre ellos con naturalidad.


Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies