Colisión de estrellas

13.08.2017 | 04:45
Julián Ballestero

Cuando la Tierra cruza la cola del cometa Swift-Tuttle la atmósfera de nuestro planeta choca con el polvo de su cola y el cielo se llena de meteoros.
Todos los años, en una noche como la de ayer, miles de salmantinos se echan al monte para respirar un poco de aire limpio y de paso ver las estrellas fugaces, que rasgan el cielo a razón de una o dos por minuto.
En el firmamento de la actualidad brillan otras estrellas, que por desgracia no son fugaces sino que se quedan años y años cegándonos con su luz, o su falta de luces. Incluso algunas amenazan con chocar provocando cataclismos. Es el caso de una Enana Amarilla que luce sobre el cielo de Corea del Norte y una Gigante Naranja que surge de los cielos de Norteamérica. Kim Jon-un, un tipo tan bajito que gasta calzas ocultas en los zapatos para llegar al micrófono desde el que acostumbra a arengar a los oprimidos norcoreanos, está a punto de colisionar contra Donald Trump, un grandullón de pelo color zanahoria que suele arengar a los suyos desde Twitter. Y el resultado de ese encontronazo puede provocar un cataclismo mundial. Las bolsas de todo el mundo llevan unos días a la baja ante el temor de una guerra nuclear, y cuando los corredores de bolsa estornudan es porque se acerca una epidemia de gripe.
El peligro es real si tenemos en cuenta que la suma de la sensatez de ambos mandatarios da cero y ninguno de los dos suele escuchar a sus asesores (en el caso del asiático, la mayoría de los consejeros han sido fusilados tras mostrar algún tipo de discrepancia sobre las calzas o cualquier otra cuestión de Estado).
Así que las Lágrimas de San Lorenzo pueden resultar un espectáculo anodino comparado con la que se puede liar si alguno de estos dos figuras aprieta el botón.
Las Supernovas suelen producirse al estallar una Gigante Roja y en Venezuela disfrutan (es un decir) de un grandullón rojo, casi comunista, que está a punto de estallar llevándose el país al carajo. Nicolás Maduro es al mismo tiempo una Estrella Binaria: sufre un grave desdoblamiento de personalidad, y muchos días no sabe si es Maduro, Chávez o el pajarito. Ocurre que en la misma zona del universo habita su vecino Gigante Naranja, que ya ha amenazado con mandarle a los marines si continúa haciéndose el déspota. Y ya tenemos otra posible colisión estelar en el horizonte.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies