Lecturas de verano

12.08.2017 | 04:45
José Antonio Bonilla

El día que el extremeño Juan Pablo Forner, en 1793, puso en la calle el primer número del "Semanario erudito y curioso de Salamanca", abrió el camino a la prensa salmantina que sólo en el s. XIX alcanzó varios cientos de periódicos y revistas. Hace tiempo cayeron en mis manos unos cuantos ejemplares del viejo periódico El Látigo, 1908, que leo amparado por la sombra de un laurel, que da hojas para condimentar y protege la casa de las tormentas. Sólo faltaba un botijo. El agua fría de la nevera, no es lo mismo. La cabecera de El Látigo lleva la verdad desnuda, que es una mujer con un zurriago, delante de la Torre del Clavero, por entre las letras del título huyen despavoridos un abogado, un militar, un banquero, y un cura€ Sus críticas no dejarán títere con cabeza. Se declara heredero del periódico El Microbio, y como él defenderá la moral y las buenas costumbres; fustiga al Ayuntamiento por permitir los "bailes agarraos" en la Puerta Zamora y pide la dimisión del gobernador civil Zapata, por no cerrar la casa de "lenocinio de la Dolores que tiene por el Sur, muy cerquita, dos conventos, al Oeste un cuartel, y al Suroeste cinco o seis escuelas€ ¿Tendrá algún novio de los que cortan el bacalao?" A los redactores del semanario no le gustaba nada "la revolución desde arriba" del maurismo en el gobierno. Maura quiso atraerse a la burguesía catalana por esa razón cuando Cambó habló en Salamanca, los que más aplaudieron fueron los mauristas, según el periódico era un ignorante de la historia de España.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies