Pegar a una monja

11.08.2017 | 04:45
Ángel J. Ferreira

Siempre he detestado a quien agrede a una mujer. Por indigno y vil, por lo que supone de fuerza irracional y de abuso. Es el horrendo pozo sin fondo de la violencia de género, una especie de terrorismo de nuevo cuño que no deja de abrumarnos cada semana, y a veces por partida doble. Algún día habrá que hacer algo efectivo, porque hasta ahora el fracaso es patente. Pero hoy me conmueve la reciente agresión a una monja en Granada. El indeseable que la golpeó se limitó a decirle "por monja" al tiempo que le arreaba un puñetazo fracturándole la nariz. El hábito de la religiosa fue, pues, la causa determinante y el odio que generó en el violento. Odio contra la fe, odio religioso. Parece que va a tornarse peligroso manifestarse públicamente como creyente, ha sucedido antes, así que no hay de qué extrañarse. El odio religioso es una variante de la discriminación: atacar a quien piensa distinto que tú y emplear la violencia para disuadirle de hacerlo público. Podría englobarse también en un odio más amplio, el ideológico, arma contra quienes profesan ciertas ideas, políticas, sociales o religiosas. Sí, estamos en un mundo intolerante, violento y discriminador, un mundo lleno de peligros. Y frente al que hay que reaccionar. Los totalitarios se desenmascaran y exhiben impúdicamente sus vergüenzas.
No está de más recordar que los padres fundadores de la Revolución Americana, anterior a la Francesa, destacaban como uno de sus principales derechos el de la libertad religiosa, reconocido hoy en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pues bien, digámoslo alto y claro, sin complejos: cuando se ataca el ejercicio libre de cualquier religión y sus manifestaciones públicas, atacamos a la democracia.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies