Salvemos Venezuela

10.08.2017 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

No saben cuánto me repatean estos demócratas de pega asentados en democracias de cartón piedra semienterradas en el fango de la inacción y la mentira continuada. Todos se vigilan y nadie hace nada (sobre nada) mientras la gente, nosotros, asistimos a nuestro propio funeral como invitados de excepción.
Todo es pose, farsa y barbaridades, como votar alegremente opciones nazis, totalitarias, y pródigas en alimentar al parásito. Se guardan minutos de silencio como churros, inundan las redes sociales con estúpidos "Juana está en mi casa" (¿Juana?), se ponen camisetas de mil colores para celebrar el día mundial del gordito feliz, lloran en televisión, contribuyen a contaminarlo todo, a propagar la mentira y a colapsar la maquinaria pública con sus idas y venidas continuas (pongamos que hablamos de las urgencias hospitalarias)€ pero de mejorar nuestro mundo, tan necesitado de samaritanos de la democracia, no hablamos. Ser un demócrata no se lleva, se llevan los dictadores y quienes les apoyan desde nuestro bienestar, desde nuestra subvención, desde nuestros chiringuitos (políticos o de playa). Los Pablos Iglesias, los Pedros Sánchez, las Annas Gabriel encabezan la gran manifestación al grito de "¿qué hay de lo mío?".

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies