¿Chiringuitos en el mar Báltico?

07.08.2017 | 04:45
¿Chiringuitos en el mar Báltico?

Reflexiona el novelista británico Iam Mcewan en su último libro "Cáscara de nuez", con ironía no exenta de dramatismo sobre el calentamiento global y dice que un incremento de la temperatura del planeta en 1,6 grados en los próximos veinte años, algo dado casi por seguro por la comunidad científica, abrirá la tundra a los cultivos de cereal, habrá chiringuitos de playa en el Mar Báltico y viñedos en Noruega.
Tal vez, pero esa mirada burlesca no contempla lo que ya está ocurriendo en otras partes del planeta como la nuestra, que de cumplirse el negro pronóstico, convertirá el litoral mediterráneo en una franja deforestada con los cultivos tradicionales de naranjos, almendros e higueras, arruinados por la sequía, que en Almería en los últimos años ha diezmado 70.000 frutales.
Nuestro panorama no es mucho más esperanzador, aquí sabemos que los rotundos encinares de la provincia sufren si caen menos de 320 litros al año y por desgracia en lo que va de 2017, en algunos observatorios de la provincia se han recogido apenas 100 l. Un desastre.
Y si el encinar padece, qué no decir de otros árboles de arraigo como los robles del oeste provincial o los fresnos de nuestras riberas, más ávidos de agua, muchos de los cuales están amarilleando y perdiendo las hojas en pleno mes de agosto...La desaparición del encinar tendría dramáticas consecuencias para la ganadería y la vida rural. Qué será de los cerdos ibéricos y de las vacas moruchas de nuestras dehesas...
Tal vez la sequía sea ocasional y el otoño nos traiga agua abundante, pero por desgracia no son esos los augurios de los meteorólogos, que no contradice ya ni el famoso primo de Rajoy.
No se trata de ser apocalípticos. Porque siempre la ciencia y el tesón humanos abren una brecha de esperanza. Como en los proyectos de forestación en Senegal o en Túnez, para detener el avance del desierto por medio de la extensión de prácticas de cultivo ancestrales vivificadas por tecnologías modernas. Ojalá prosperen, pero mientras tanto la mayoría contemplamos los maleficios del cambio climático, sea por causas naturales, o por la acción de los hombres, como dicen los sabios, con una indiferencia general absurda.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies