Que tengan su guerra en paz

06.08.2017 | 04:45
Juan Antonio García Iglesias

Salamanca, como ciudad turística que es, espera un mes de agosto bastante completo. La tendencia del primer semestre del año ha sido muy positiva y todo indica que continuará siéndolo. El turismo extranjero crece y no hay razones para que deje de crecer. Aquí los turistas —principalmente franceses y británicos, también asiáticos y estadounidenses, por ser los más numerosos— encuentran lo que buscan y eso crea confianza y ganas de volver, dicho de otra manera, crea solidez. Salamanca debe cuidar esta industria y no dejarla escapar. Es una ciudad con mucho atractivo, echarlo a perder sería la ruina y ninguna ruina es negocio. El turismo lejos de matar a Salamanca le da vida, pues por eso larga vida al turismo.
Que en otros sitios de España le hayan declarado la guerra, más que sucia, infame, allí sabrán por qué, aunque lo dudo. Aquí, de momento, a nadie se le ha ocurrido semejante aberración, todo lo más la idea de aprovechar la racha de las vacas gordas para ordeñarlas hasta la última gota con un impuesto turístico a cuento de nada, idea que no ha encontrado el suficiente apoyo para que salga adelante, pero que ahí está, a la espera de otra ocasión mejor. El gremio hotelero, que sabe muy bien lo que se trae entre manos, ha advertido de las consecuencias negativas del citado impuesto municipal que de aplicarse dañaría al motor de una fuente considerable de ingresos, base fundamental de la economía salmantina€ a cambio de cuatro perras mal contadas con las que no iríamos a ninguna parte.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies