Ángel Nieto

05.08.2017 | 04:45
Juan Carlos García-Regalado

Una de mis ilusiones es que un día Ángel Nieto hubiera venido a Salamanca, aquí tan cerca de su Zamora natal, para que disfrutase de algo impregnado del espíritu más "racing" y elegante, aunque en honor a la verdad no era capaz de encontrar la foto maravillosa que una leyenda como él se merecía, y que ahora buscaré con más ahínco. Me queda una maqueta de sus "balas rojas" en una vitrina como homenaje y recuerdo de un hombre (ooohhh, Ángel Nieto) con cuyas gestas crecí como persona y como español, o como español y como persona.
Muchas veces les he hablado del influjo que han ejercido sobre mi los coches y las motos, las carreras, y que estoy seguro me han ayudado (y me siguen ayudando) a tener una dimensión amplia del mundo, de la vida, a verla sin estrecheces, sin fanatismos, y donde el hombre y la belleza de lo que es capaz, marcan el camino de la evolución misma. Y Nieto fue una de los primeros que pusieron hitos en las chicanes de mi mente hacia sus vastos horizontes y metas. Me admiraba, tan orgulloso me sentía, cómo desde Zamora (aquí al lado) podía conquistarse Europa, que entonces era como decir el mundo entero a través de aquellos circuitos míticos€

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155 Fax admon. y publicidad: 923 258404
Aviso legal  |  Política de cookies